La máquina come almas, mata empleos y evasora de impuestos de Silicon Valley.

Cuatro compañías dominan nuestras rutinas como ninguna otra en la historia: Amazon, Apple, Facebook, y Google. Amamos nuestros dispositivos celulares y los servicios que funcionan en pocos clics, pero estos monstruos disfrutan de una dominación económica sin restricciones, logrando una acumulación de riquezas a una escala que no se veía desde la edad dorada de los monopolios. ¿Cuál es la única salida? Destrozar a las grandes empresas de tecnología